Los centros hospitalarios son instalaciones con un consumo elevado y que no suele sufrir grandes oscilaciones, es decir, se mantiene más o menos estable a lo largo del año.  La iluminación, calefacción, aire acondicionado, sistemas de monitorización, procesos de esterilización y limpieza, mantenimiento de quirófanos o sistemas de seguridad suelen estas activos las 24 horas del día todo el año.

En función del estado de las instalaciones y requerimientos del proyectos, las vías para conseguir mejorar la eficiencia energética en hospitales pueden pasar por medidas que requieran pequeñas inversiones o que por contra, requieran un estudio técnico de viabilidad previo a la realización de obras de reconstrucción.

 

Los motivos que deben llevar a un centro hospitalario mejorar su eficiencia energética no son sólo económicos, sino que se traducen también en mejores condiciones de confort para pacientes, mejora de la imagen del hospital, beneficios sobre el medio ambiente o incluso el cumplimiento de normativas relativas al consumo energético y eficiencia.

Como se ha comentado anteriormente, los sistemas de climatización y ventilación, iluminación o aislamiento son los que mayores margen de ahorro suelen presentar. Si quieres que uno de nuestros consultores se revise el potencial de ahorro de tu centro hospitalario no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el formulario que encontrarás a continuación.

Quiero contactar con un consultor